Homeovet: La Página de Homeopatía Veterinaria Argentina // www.homeovet.com.ar
         

I

 
 
 
 
 
 
 
 

 

 
Perros // homeovet.com.ar Cuidados
 

MV Jorge S. Muñoz
Veterinario Homeópata y Cirujano.

Un día de consultorio de un veterinario homeópata

Hoy comenzamos el día con el teléfono...
Un paciente, gato de 18 años que no quiere comer desde hace dos días y está un poco débil... lo iré a ver a la noche al terminar la consulta.
Otros llamados contando las evoluciones de diferentes casos..
Un diabético que ya está encaminado y acepta su nueva dieta; el perrito al que su dueño pisó sin querer y le luxó la cadera, ya está pisando y caminando casi normalmente y toma las gotitas religiosamente dos veces al día...

El primer caso del día es grave. Un tumor de bazo con metástasis en hígado. Es una perra de 14 años tamaño mediana, que no tiene síntomas, salvo algún vómito aislado, que apareció con ste problema por una ecografía de rutina. El dueño está muy preocupado, porque le píntaron un panorama desolador y la palabra “cáncer” que siempre es impactante. Trato de tranquilizarlo ya que la aparición de tumores en animales viejos es bastante frecuente, que no siempre son agresivos, ni siquiera graves. Que algunos sólo necesitan cirugía, que los tratamientos quimioterápicos también son sólo para algunos casos.
Es que no hay dos casos iguales y hay que evaluar a cada uno por separado, ver como es la historia de su enfermedad, como es el paciente y sobretodo, como “está” el animal en la actualidad.  En este caso por suerte, no tiene ninguna característica de malignidad y con un tratamiento homeopático durante algunos meses, seguro estará bien. El objetivo del tratamiento en estos casos graves, crónicos y de animales ancianos, es acompañar la enfermedad para que pueda vivir con comodidad y sobretodo con dignidad. No pretendo curarlo porque eso es imposible, pero si acompañarlo y que conviva con su patología. Se fueron más tranquilos..... No tiene sentido preocupar a la gente sólo para cubrirnos las espaldas.

Los siguientes casos son de controles, para ajustar los tratamientos, cambiar las frecuencias de las gotas o las potencias de los medicamentos.
Un gato con dermatitis miliar, granitos que pican en la zona del cuello, generalmente por algún motivo de stress... los gatos son muy sensibles al stress, en este caso fueron las vacaciones de la dueña lo que le trajo un trastorno. Se medica por este síntoma: trastorno por sensación de abandono. El animalito queda triste, enojado, ofendido porque lo dejan sólo... Después de un mes de tratamiento ya está recuperado. Seguimos un mes más ya con su remedio de base para terminar de equilibrarlo y listo.
En el otro en cambio, el tratamiento no resultó. Una dermatitis que acompañaba hace años a un pequeño perro bulldog francés, a quien dimos lo que yo pensaba era su remedio de base pero que evidentemente no le hizo nada.
Hay que mencionar que los remedios homeopáticos hacen maravillas cuando corresponden energéticamente al paciente, pero que si no corresponden “no hacen nada”, ni bien, ni mal... como en este caso. Si estamos de acuerdo con los propietarios del animal en este punto vamos a estar bien. A veces la acertamos de entrada, otras veces la segunda vez, o tercera o cuarta... hay que evaluar todas las posibilidades, también lo que llamamos obstáculos a la curación: mala dieta, poco ejercicio, poca alegría en el ambiente, enfermedades intercurrentes, vacunaciones, falta de hormonas, etc etc.. No todos los casos fluyen correctamente.
En este paciente tuve que reevaluarlo todo y elegir un segundo remedio para ver si esta vez puede mejorar sus síntomas. Lo bueno es que por primera vez en meses no está tomando corticoides.

Luego vino una gatita que me devolvió la alegría. Es una siamesa de 15 años cuya dueña, una médica cardióloga, la trajo hace dos meses muy grave: deshidratada, anoréxica (es decir que no quería comer), con vómitos, delgadita (había perdido peso) y muy débil. Con análisis de sangre que indicaban una insuficiencia renal grave. Uremia 350 y Creatinina de 4 y pico... La trajo porque conocía la homeopatía y no quería internarla y dejarla sola en una jaula. Le pasé suero subcutáneo, le di vitaminas inyectables, unas gotitas para mejorar a sus riñones, otras para su falta de glóbulos rojos y su remedio de base. Eran tres frasquitos que la dra. le daba cuatro veces al día. Me la traía al principio una vez al día, para las vitaminas y el suero; luego cuado comenzó a comer, más espaciado y ahora (hacía ya un mes que no venía) estaba sólo con las gotitas dos veces al día. No hizo falta hacerle análisis de control para saber que estaba mucho mejor: volvió a ser la de antes, gruñona, arisca, alimentándose bien, saltando a la mesa como antes, sin vomitar más y sin deshidratarse y sin sus mucosas pálidas. No está curada porque su enfermedad no tiene cura, pero está compensada y puede convivir con su patología sin problemas, necesitando una dieta especial natural y sus gotitas homeopáticas...

Ya se hizo de noche y tengo que ir a la casa del gato viejito que no quiere comer... Será hasta mañana.... continuará.

 

Salud y alegría.
Hasta la próxima.

 

 
Leer más artículos sobre perros.
Imprimir artículo
Contacto con Homeovet.com.ar
 
Homeovet: Medicina Veterinaria Homepática
Caracas 595 Tel. 4634-0304