Homeovet: La Página de Homeopatía Veterinaria Argentina // www.homeovet.com.ar
         

I

 
 
 
 
 
 
 
 

 

 
Homeopatía en rodeos productivos // homeovet.com.ar Homeopatía en rodeos productivos
 

MV Jorge S. Muñoz
Veterinario Homeópata y Cirujano.

Esta ciencia altamente utilizada en mascotas, comienza a aplicarse en vacunos, porcinos, ovinos y pollos. Más de 300 veterinarios homeópatasMV Jorge S. Muñoz
trabajan en el país, algunos con experiencia con animales de rodeo. Es un pilar de la ganadería orgánica, y se abre paso como complemento en establecimientos que tratan a sus animales con terapéuticas tradicionales.

Por Patricio Ballesteros Ledesma.
Fotos : Marcelo Escayola y Archivo Super CAMPO

LA HOMEOPATIA , al igual que otras ciencias complementarias de la medicina veterinaria clásica (Acupuntura, Flores de Bach, Osteopatía, Celuloterapia, Medicina China), está reconocida por las autoridades científicas mundiales que regulan la profesión (Asociación Mundial de Veterinarios, American Veterinary Medical Asociation), y participa en los diferentes congresos científicos veterinarios. Hay países en donde se estudia en la universidad como cátedra, mientras que en otros como en la Argentina se estudia como posgrado: dos años de especialización en asociaciones de especialistas como AMHA, EMHA, CEVA, entre otras. Asimismo, la elaboración de los medicamentos se hace en laboratorios especializados y con un control muy riguroso.
Esta ciencia complementaria está muy desarrollada en los llamados animales de compañía (perro, gato), pero tiene escasa difusión en los animales de producción (vacunos, ovinos, porcinos, pollos, abejas). En otros países el uso de medicamentos homeopáticos en animales de renta es algo normal y hay centros de investigación, universidades y laboratorios especializados en esta rama, por ejemplo en Alemania, Inglaterra, Francia, Canadá, Brasil y Chile. Nuestro país cuenta con las asociaciones de especialistas y la Farmacia Homeopática Veterinaria, que desde hace 15 años se viene desarrollando en esta rama.
En Brasil, por ejemplo existen dos laboratorios homeopáticos veterinarios, que abastecen a una cantidad enorme de cabezas de ganado en la zona sur del país.

ANTECEDENTES. En el año 1991, el veterinario argentino Dr. Jorge López Seco presentó en el Congreso Mundial de Veterinaria de Río de Janeiro un trabajo sobre: “El uso de un medicamento homeopático para prevenir los trastornos del destete de los animales”, y esa ponencia despertó la inquietud de usar a la homeopatía en la producción animal. Desde ese entonces, se desarrollaron en Brasil trabajos sobre núcleos homeopáticos como suplementos nutricionales en animales, mejoradores del crecimiento, inmunoestimulantes, antiparasitarios homeopáticos, tratamientos para las garrapatas y la mosca de los cuernos, entre otros ensayos. En su momento, profesionales canadienses y cubanos vinieron a perfeccionarse en homeopatía veterinaria y luego desarrollaron en sus países un polo de investigación, y trabajos importantes en bovinos de leche (mastitis, aumento de la producción láctea, cría de terneros), producción de cerdos y avicultura. Asimismo, en la Universidad de Cienfuegos en Cuba hay una cátedra de Homeopatía que ha desarrollado cientos de trabajos científicos sobre producción animal.
Por su parte, en Europa hay una historia mucho más antigua y rica de veterinarios homeópatas. Existen institutos, universidades en donde se estudia homeopatía y laboratorios tan importantes como los alopáticos, que hace muchos años vienen trabajando en este tipo de terapias. Los técnicos especializados en homeopatía son los que asesoran, producen medicamentos, colaboran en el manejo orgánico de los establecimientos certificados, pero también junto a los productores convencionales, tanto de animales como de vegetales, que poco a poco se interesan por los manejos y tratamientos alternativos.
En la Argentina existen antecedentes puntuales e individuales en los últimos 15 años, como son los trabajos de López Seco, Muñoz y Canova. Dentro de los trastornos tratados con medicamentos homeopáticos, se pueden citar las experiencias en destete de terneros realizadas en la provincia de San Luis, en donde disminuyó 10 por ciento la mortalidad en un campo con 150 animales. En otro trabajo llevado a cabo en un establecimiento aviar, se utilizaron complejos homeopáticos para prevenir las consecuencias del golpe de calor en los pollos, y de esta manera se reemplazaron las drogas convencionales a un costo más bajo. También fue tratada la diarrea de terneros disminuyendo la mortalidad y en casos de mastitis, como suplantación a los antibióticos convencionales. En la actualidad se está trabajando el uso de prebióticos homeopáticos para mejorar el crecimiento en pollos, la utilización de reguladores de crecimiento en bovinos y el control de parásitos con nosodes. También hay proyectos de estudio sobre la prevención de "tristeza" en bovinos limpios llevados a zonas sucias, utilizando nosodes elaborados con sangre de animales sucios.
En un campo de Brandsen se logró la disminución en un 8 % de las perdidas de peso en el transporte de novillos, y también se hizo una experiencia positiva en el control de la mosca de los cuernos.
ALTERNATIVA. Existen problemas que son de difícil solución con las herramientas convencionales y los medicamentos alopáticos, y en donde los tratamientos homeopáticos pueden ser de mucha utilidad. El estrés por ejemplo, y todas las enfermedades relacionadas con esta patología: estrés del destete en los terneros, estrés por superpoblación en las aves, estrés por el traslado y por instalaciones impropias en diversos animales, son sólo algunas de ellas. Es sabido que el estrés baja las defensas e induce a la enfermedad, por lo tanto si se puede prevenir o tratar, también se pueden evitar males mayores. Del mismo modo, en enfermedades infecciosas para las que no existen vacunas, se pueden utilizar nosodes homeopáticos, que funcionan como una especie de inmunización. Los medicamentos homeopáticos generalmente ocupan un lugar en algunas patologías (estrés) en las que no hay otros tratamientos posibles. En otros casos pueden reemplazar a tratamientos convencionales por mayor eficiencia (el golpe de calor y la regulación de crecimiento en pollos) o por menor costo (nosodes homeopáticos en lugar de costosas vacunas).
Entre los beneficios que tienen los medicamentos homeopáticos se destaca la facilidad de administración, ya que es posible adecuarla a cualquier forma: por vía oral en bebederos o tanques australianos, rociando el pasto, mezclado con suplementos alimenticios y también con sales. Asimismo puede administrarse en forma inyectable, en polvo, en líquido, en cremas o medios oleosos. De igual modo, se señala como una ventaja adicional la inocuidad y falta de efectos colaterales indeseables en el animal, y la ausencia total de residuos en la carne, la leche o la miel. Esto último es una necesidad creciente entre los exportadores de productos convencionales por las limitaciones de los países de destino, y una condición obligatoria en el caso de los orgánicos impuesta por las resoluciones del SENASA y de la Comunidad Económica Europea. Para las producciones orgánicas, si bien está autorizados algunos medicamentos de síntesis química, esto es solo hasta que se desarrollen los medicamentos energéticos y los puedan reemplazar. En ese sentido ya hay trabajos sobre control de endoparásitos y de garrapatas, y tratamientos de enfermedades infecciosas como mastitis y diarrea de terneros. Aunque no son productos baratos, resultan más económicos que gran parte de los medicamentos convencionales.
A nivel local, uno de los referentes en esta rama científica es el médico veterinario Jorge Santiago Muñoz, quien egresó en 1978 de la Universidad de Buenos Aires y posteriormente en 1985 obtuvo el título de homeópata en la Asociación Médica Homeopática Argentina. Además, es director del Centro de Estudios Veterinarios Alternativos, director de la Farmacia Homeopática Veterinaria e integra el Grupo Consultor, junto al médico veterinario Fernando Facio, reconocido experto en animales de producción. Ambos técnicos especializados, uno en el campo de la Homeopatía Veterinaria en pequeños animales, y el otro desde la experiencia de campo en establecimientos productivos durante más de dos décadas, decidieron unir sus fuerzas y conocimientos en una consultora de raíz orgánica. Al principio, por un tema de principios y de apertura de ideas, surgieron consultas desde los productores orgánicos, pero cada vez más se acercan ganaderos convencionales, por una necesidad de satisfacer estándares y normas de los países de destino de sus productos (UE). Entrevistado por Super CAMPO, el doctor Muñoz señala que "los consumidores, sobre todo europeos, necesitan y exigen cada vez más una supervisión estricta sobre los alimentos que consumen día tras día. Luego de los casos de BSE en Europa, los consumidores tomaron el control y se concientizaron sobre qué es lo que quieren comer y a quién comprar los productos". A partir del boom de las producciones ecológicas, y de acuerdo a distintos sondeos de opinión entre consumidores europeos de alto poder adquisitivo, surgió que cada vez más se buscan productos libres de contaminantes, sin antibióticos, sin hormonas, sin tóxicos ni agroquímicos, y sin sustancias de síntesis química. Pero además, los consumidores europeos piden que haya un manejo ecológico del medio ambiente, una producción sustentable y que se respete la biodiversidad en la zona del establecimiento productivo. La trazabilidad, las certificaciones y los inspectores sanitarios trabajan en este sentido. "Muchos productores exportadores se encuentran que los compradores les ponen ciertas limitaciones, como ausencia de anabólicos, de hormonas y de antibióticos en los productos: carne, leche, miel, y los productos homeopáticos en muchos casos funcionan como un reemplazo eficaz", advierte Muñoz.
DIFUSION. El veterinario Fernando Facio recuerda que "hasta hace poco tiempo los técnicos ortodoxos no sabían como se podía manejar la sanidad, mejorar la producción y prevenir enfermedades sin el uso de sustancias de síntesis química, ni antibióticos, ni antiparasitarios, ni vacunas, porque no estaban preparados para un cambio de tal magnitud, como el que se fue dando en los últimos años, sobre todo por los problemas sanitarios ocurridos en Europa y por la toma de conciencia ecológica mundial". En este sentido, Muñoz asevera: "Va a llegar un día en que no se podrán usar más antibióticos, ni antiparasitarios, ni siquiera vacunas y serán reemplazados por todos estos otros medicamentos, que son inocuos, no contaminantes, equilibrantes y naturales. Los pioneros tendrán una ventaja competitiva". Los medicamentos homeopáticos se rigen por la ley de la analogía, que a grandes rasgos implica la prescripción de microdosis -muy diluidas- de sustancias capaces de eliminar los síntomas en un organismo enfermo. No dejan residuos, no tienen efectos colaterales indeseables, tienen acción preventiva y proveen efectos curativos, incluso en enfermedades agudas. Un dato no menos importante, los tratamientos homeopáticos son relativamente económicos, en la relación costo-beneficio.Nosodes o bioterápicos
Son medicamentos homeopáticos elaborados con sustancias patológicas de origen animal o vegetal, que pueden ser del mismo individuo -autonosode o autobioterápico-, y estimulan las defensas propias o inmunidad específica para combatir a determinada enfermedad. El revolucionario descubrimiento de los nosodes se produjo en un año igualmente tumultuoso en nuestras pampas. En 1810, un veterinario prusiano llamado Guillermo Lux tomó trozos de bazo de un bovino muerto por carbunclo y elaboró un remedio homeopático (diluido y dinamizado millones de veces). Este preparado lo utilizó para tratar a los bovinos enfermos, y a los sanos como prevención para que no se enfermen. Al cabo de las aplicaciones tuvo resultados positivos y fue muy bien recibido por los ganaderos de Prusia de esa época, con lo cual se dio inicio a la Homeopatía Veterinaria.
Lo curioso y destacable es que la causa del carbunclo, una bacteria llamada Bacilus Antrasis, fue descubierta muchos años después, casi a fines del siglo XIX. Este es uno de los primeros testimonios sobre el poder que tiene el método homeopático, ya que no se necesita conocer a fondo la causa de las enfermedades para poder combatirlas con éxito. En nuestros días los nosodes o bioterápicos se elaboran en laboratorios muy bien equipados, para la identificación de los gérmenes y el control estéril de todos los pasos. Pero la base del método es la misma que la utilizada en la antigüedad. De esta manera, y en forma económica se pueden tratar y prevenir enfermedades infecciosas y parasitarias, de las cuales haya vacuna o no, y aunque no se conozca exactamente su origen.

Nota publicada en la revista Supercampo en junio 2003 Buenos Aires Argentina.

 
Leer más artículos sobre animales de producción.
Imprimir artículo
Contacto con Homeovet.com.ar
 
Homeovet: Medicina Veterinaria Homepática
Caracas 595 Tel. 4634-0304